Y SE HARÁN LLAMAR VÍCTIMAS… Reviewed by Momizat on . Se debe tener plena convicción que muchos argentinos dirán el día de mañana “menos mal que se fueron”. No faltarán desde ya aquellos que seguirán defendiendo la Se debe tener plena convicción que muchos argentinos dirán el día de mañana “menos mal que se fueron”. No faltarán desde ya aquellos que seguirán defendiendo la Rating: 0
You Are Here: Home » destacados » Y SE HARÁN LLAMAR VÍCTIMAS…

Y SE HARÁN LLAMAR VÍCTIMAS…

Y SE HARÁN LLAMAR VÍCTIMAS…

Se debe tener plena convicción que muchos argentinos dirán el día de mañana “menos mal que se fueron”. No faltarán desde ya aquellos que seguirán defendiendo la “Década ganada”. Habrá desertores de la ideología y otros permanecerán creídos que realmente se hizo patria en la década pasada. En política existen todo tipo de variantes, vaivenes e inescrupulosos que no les importa nada. También están los que sufren por ser debidamente correctos.

Es solamente repasar la historia política y económica de nuestro país para darse cuenta que siempre se cae en lo mismo, en mediano o largo plazo siempre se camina hacia atrás. Treinta años de democracia donde se cree que se ha evolucionado y madurado políticamente pero resulta que la pérdida de valores y la denigración de las Instituciones es lo que realmente se ha logrado.

Pensar en las futuras generaciones es caer inevitablemente en la duda del porvenir, ya que la proyección como país está viciada de conceptos erróneos que cambiaron desde la conducta social hasta la credibilidad en el sistema. Bajaron línea con la bandera de los Derechos Humanos y se olvidaron de izar la Bandera Nacional. Creídos que el populismo da participación sometieron a un país al discurso de antojo y la mentira creída como verdad.

Hace tiempo dijeron que iban por todo y cumplieron el cometido cortando cabezas a su paso de todo aquello que fuera diferente al relato gubernamental. Cercenaron Derechos dividiendo la sociedad en dos; los seguidores obsecuentes y los enemigos disidentes. Plantearon la posibilidad de una creencia única y llamaron “patriotismo” a ciertos actos que en definitiva atentaron contra la propia Nación. Intentaron a su vez, adueñarse de la Justicia para zafar de los compromisos que pudieran juzgarlos, en cierta forma lo lograron y cuando les salió mal no les importó nada y siguieron tras el cometido, “ir por todo”, también por la credibilidad en el sistema.

En la medida que las cosas no salían al antojo de turno, la culpa la tuvieron los demás; los bancos, la prensa, los llamados oligarcas del campo, las fuerzas de seguridad, los maestros, los obreros, los sindicalistas, inclusive los pobres fueron responsables de ser pobres. La cuestión es que la culpa fue siempre del otro, pero la responsabilidad de gobernar en miras al futuro, al crecimiento, al desarrollo, a la cultura, la educación, la justicia independiente, la libertad de prensa, LA DEMOCRACIA EN SÍ MISMA, no, eso no fue posible.

Lo cierto es que otros países (no vale mencionar la lista) en 30 años crecieron, superaron guerras perdidas, se industrializaron, se hicieron potencia, pero para muchos argentinos nosotros hemos crecido y seguimos siendo los mejores. Sí, así es, un país productor alimenticio tiene gente con hambre, un país productor se ha convertido en el ejemplo mundial de corrupción, desacato a la justicia y derrochador de recursos.

Seguramente le van a seguir echando la culpa a los demás, y el día de mañana dirán que fueron víctimas de políticas desestabilizadoras que no los dejaron gobernar. Pobre país. -Carlos Pianesi – escritor, Director de la Revista Digital Ética y Moral-

Deje un comentario

Scroll to top