Caos moral Reviewed by Momizat on . Poco se puede construir con tantas falencias Institucionales, queda que el pueblo luche por sus ambiciones Es la expresión misma del deseo de cada ciudadano arg Poco se puede construir con tantas falencias Institucionales, queda que el pueblo luche por sus ambiciones Es la expresión misma del deseo de cada ciudadano arg Rating: 0
You Are Here: Home » nacional » Caos moral

Caos moral

Caos moral

Poco se puede construir con tantas falencias Institucionales, queda que el pueblo luche por sus ambiciones

Es la expresión misma del deseo de cada ciudadano argentino, que se pueda vivir en paz y en el pleno de derecho de la libertad, las garantías y el ejercicio mismo de los derechos constitucionales, públicos y privados.

El estado democrático garantiza que la aplicación de las normas constitucionales sea en el marco del sano ejercicio de los derechos. Que nuestra Carta Magna sea el pilar de las libertades ejercidas desde el seno mismo del individuo teniendo a la justicia como la encargada de asegurar el beneficio de los derechos y el control, aplicación y mandato de hacerlos cumplir.

Desde el derecho más preciado, el de la vida, hasta el más remoto ejercicio de las libertades de pensar, ejercer, peticionar, expresar, circular y todo aquello que gira en el entorno de la vida misma del individuo. Pues no se trata de redundancias, ya que está claramente vedada la libre circular desde el momento que la vida tiene a cada segundo el riesgo de muerte. Son cosas de las grandes ciudades, aunque también se trata del descuido que el tiempo fue dando en no solucionar lo que el pasado entregaba como alternativa posible y por el error de políticas aplicadas terminó dando como resultado la inseguridad y muerte nuestra de cada día.

Planes y modelos económicos que descuidaron el desarrollo, el crecimiento y marginaron gran parte de un pueblo que pedía trabajo, salud, educación y le entregaron clientelismo, abandono y grosería. Años de errores a un alto precio que se pagará por tiempo y que en muchos casos no tiene vuelto. Es tiempo pasado desperdiciado, irrecuperable para las bases sólidas de las nuevas generaciones. Irreversible en el resultado vacío que dejaron establecido en más de una generación.

Hace años que se olvidaron de promover la cultura y se han disfrazado los conceptos, cambiando los principios por la informalidad, evitando al compromiso. Otorgando formas de peticionar “todos” los derechos sin guiar siquiera en la práctica de las obligaciones. Se ha logrado el “TENER DERECHO A” sin haber aclarado que primero se deben cumplir con las obligaciones. Que se tiene deberes que cumplir.

Se ha llegado a potenciar a la Administración Pública mediante los sindicatos y se olvidaron de equilibrar al empleado público con la Tecnología. La carencia de adiestramiento y la mínima idea de capacitación. Hoy se tiene una administración carente de criterios, nada expeditiva, presa de la burocracia e inclusive tribunales sin vocación ni conocimientos.

Se degradaron a las Instituciones Públicas. Invocaron al pasado y dejaron al libre albedrio al futuro. Descuidaron la Justicia, idiotizaron a los capaces cortándoles las manos del límite y la disciplina. Alimentaron la corrupción sin medir las consecuencias. Enarbolaron la bandera de los derechos descuidando los principios de la convivencia, igualando inclusive al capaz con la tontería sin sentido. Permitieron la apología del delito, hoy no hay respeto ni por la Bandera. Se pretende una Nación y no se cuidan ni las fronteras.

Familias enteras recuperaron sus vidas a medida que algunos desaparecidos cobraron vida. Sin duda fue una manera de recuperar identidad y gloria, pero a tal buen resultado le sumaron la vergüenza, convirtiendo a una Fundación tan Moral y de fines concretos en una de las más grandes estafas en cada una de sus obras. Se tomaron atribuciones de jugar con la credibilidad, la moral y las intenciones.

Quien está en condiciones de tirar la primera piedra? El pueblo quisiera verlo, pero si hasta en la misma Corte Suprema se está en presencia de la vergüenza. A quién se le ocurre no tener control de lo que pasa en sus propias casas. Cuando no es una cosa, es otra, la cuestión es que se pierde cada día la identidad misma de la mayor institución que vela por los derechos de un pueblo.

Se prorrogó la transparencia con tal de sacar provecho del desorden político y de la falta de acuerdos, por no tener consensos, por no encontrar el diálogo en lugar del enfrentamiento. Se abrió la puerta al desmán, a un punto tal que ha llegado inclusive hasta las muertes por encargo en lugar de tener las pelotas de debatir en un congreso, en una asamblea o una mesa. Y se pretende el Derecho? Cuáles son los argumentos que sostienen para decir que están libres de culpa y cargo?

A los más pobres se les dio el premio a la desvalorización humana, pues mucho más importantes que las ayudas es la dignidad del trabajo. Pero así se está desde hace años, midiendo entre el voto, la necesidad y la improvisación del momento. Se terminaron las planificaciones, las estructuras y los planes, solamente se vive el día sin pensar en el futuro de generaciones sin trabajo, sin proyectos, sin orientación cabal de lo que es la vida y sus fundamentos. Gracias a muchas ONG, hoy se tiene escuelas con seguimientos. De la Educación Pública? Ni siquiera nos preguntemos. Y si buscamos la razón del Estado en la prestación médica, quizás solamente encontremos desinterés por la vida y el abandono a los ancianos y las personas con discapacidad.

No se trata de hablar de un gobierno. Solamente basta revisar la historia. Solamente queda mirar cuáles fueron los motivos que llevaron al granero del mundo a importar alimentos, a tener desnutrición y si el tema tocamos, el tema abordamos, pues algún gobernador se preocupó en llevar la televisión y sus negocios a la provincia de mayor índice de mortalidad infantil. Acaso la imagen, las antenas y los aparatos nutren?

La injusticia social, la mala distribución, la televisión basura, lo mediocre como nexo, la violación al derecho, la negación al desarrollo, invaden la psicosis y frenan los proyectos. Detienen la vida con la postergación, limitan al hombre a una determinada y escasa felicidad. La sociedad termina encontrándose sola en medio de un sendero sin final. Debe ponerse de pié y luchar contra lo que destruye, pero muchas veces la falta de garantías jurídica le hace imposible su objetivo y solamente se conforma.

Si no existe la justicia, nada se pone en orden. Es la misión anárquica del descontrol. La destrucción de un pueblo que quiere pero no puede, que sabe pero no tiene lugar. Más allá de las ambiciones. Por encima del pensamiento, la gente quiere respuestas a sus derechos y la vida vivirla, porque sabe que un día se va.

El pueblo argentino debe mantenerse de pié y seguir luchando contra la corrupción, la injustica, el desorden, el desinterés del Estado en cumplir su función. Puede pensar y castigar si quiere con el voto, pero elementalmente debe pelear por lo que le arrebatan con la mentira. Debe luchar por reconstruir una Nación, defender lo de “Todos”, recuperar “La Moral” y “Los Principios” que el tiempo nos fue robando. Esos “Valores” que siempre nos dieron identidad y ya no se sabe dónde están. Debe también agregar su granito de arena desde su lugar. Debe responsabilizarse y comprometerse en realizar bien su deber de ciudadano. Porque todo tiene relación con todo, porque también el pueblo cuando quiere se equivoca y cuando quiere hace. No es cuestión de solamente echar culpas o limitar las responsabilidades a los gobiernos, hay que mirar un poco hacia dentro por más que a veces ciertas cosas agotan.

Es muy difícil gobernar, pero más se complica en la medida que va pasando el tiempo y los gobiernos de turnos no mejoran lo que hay que mejorar ni mantienen lo que está bien realizado. Hay que dejar de pensar en los poderes y se debe invertir en los objetivos fundamentales de una Nación. Ser libres, soberanos y con un pueblo sano, educado y digno de vivir en el suelo Argentino.

Deje un comentario

Scroll to top